Ir al contenido principal

CÓMO SUPERAR MIEDOS

¿Qué harías si no tuvieras miedo? Seguramente has escuchado esa pregunta alguna vez. La verdad es que aunque el miedo parezca un sentimiento totalmente inútil que nos limita de hacer cosas que deseamos, en realidad tiene una función primordial en nuestra supervivencia.
El miedo es una alteración de nuestro estado del ánimo que nos produce angustia ante un posible peligro. Sin miedo nuestros antepasados no hubieran sido precavidos ante los posibles ataques de animales salvajes y seguramente nosotros hoy no estaríamos acá.

Sin embargo, en la actualidad, el panorama es diferente. Si bien el miedo nos preserva de meter la mano al fuego, jugar con cuchillos o tirarnos de un balcón, también le tememos a otro tipo de riesgos que no están relacionados con nuestra supervivencia como tal. La gente no muere por perder un trabajo, hablar en público, ser rechazados o ser juzgados, pero aún así esas ideas nos atormentan al punto de crear escenarios imaginarios dentro de nuestra cabeza que, aunque en su mayor porcentaje jamás ocurren, nos generan estrés y ansiedad.

Afortunadamente, el ser humano cada vez va descubriendo más acerca de la importancia de los sentimientos y emociones en nuestro desarrollo y productividad, por lo que cada vez se involucra más en la Inteligencia emocional, que nos permite entender, aceptar y manejar nuestras emociones. Tal vez uno no puede evitar sentirse de determinada manera, pero si puede controlar como accionar frente a esa emoción.

En el video a continuación, podrás encontrar tres técnicas que personalmente me han ayudado a superar el miedo, estrés y/o ansiedad que me producían determinados eventos en determinadas situaciones. La primera es una meditación, la segunda una visualización y la tercera una acción.
No hay reglas predispuestas para cuál deberías usar. Puedes usar las tres como elegir una sola o ir probando en diferentes ocaciones diferentes opciones. Sea cual sea tu decisión, las tres opciones son muy efectivas y te ayudarán a mirar tus miedos desde diferentes perspectivas.

3 Técnicas para DOMINAR EL MIEDO


1. Emotional Freedom Technique

La "Técnica de Libertad Emocional" o "Técnica de Liberar Emociones". Se la conoce como "The Tapping Solution" y fue establecida por Nick Ortner.
Consiste en tocar determinados puntos de nuestro cuerpo que le mandan señales a nuestra amígdala para calmarla. Se trata de una parte del cerebro que se activa ante el peligro preparándote para pelear o huir. Es lo que nos hace poner en alerta y nos genera tensión y estrés.
Puedes encontrar el proceso paso a paso en el video adjunto en este artículo.

2. Visualizar lo peor

Al contrario de lo que difundimos normalmente en este blog, en esta técnica en lugar de visualizarnos alcanzando nuestros objetivos, vamos a preguntarnos: ¿Qué es lo peor que podría pasar? Lo más probable es que te des cuenta de que de todos modos vas a sobrevivir. Por ejemplo, si tu miedo es perder tu trabajo lo peor que podría pasar tal vez sea que tengas que salir a buscar otro, por un tiempo estar ajustado de plata, tal vez mudarte a una casa más pequeña o irte a vivir con un amigo o un familiar por un tiempo.
La idea es darte cuenta de que pase lo que pase, vas a estar bien. Incluso en el peor escenario, vas a poder ingeniártelas. Si te hace sentir más seguro, podes incluso anotar las cosas que podés hacer en caso de que el peor escenario ocurra.

3. Lista de cosas bajo nuestra influencia

Esto puede liberar mucho estrés. Se trata de enlistar todo aquello en lo que podés influir y aquello en lo que no. Es decir, muchas veces nos preocupamos por lo que puede llegar a pasar o no en determinados ámitos, pero preocuparse (pre - ocuparse) es ocuparse antes de tiempo de estas cosas, no estamos haciendo realmente nada para arreglarlo.
Por ello, en este punto vamos a hacer dos listas:
  • Una de todo aquello sobre lo que tenemos control de la situación y aquello en lo que podemos influir.
  • Y una segunda lista con aquellas cosas que vas a tener que delegar, confiar en alguien más y aquellas en las que no podes hacer absolutamente nada.
Una vez que tengas todo identificado, vas a OCUPARTE de la primer lista y hacer todo lo que puedas hacer e influenciar. La segunda lista es mejor dejarla de lado porque romperse la cabeza con eso no nos lleva a ningún lado. Diferenciar las cosas sobre las que tenemos control, nos da de hecho mayor control sobre la situación.
Si bien esto no significa que nunca vas a volver a tener miedo y que vas a tener control total de tus emociones, si es algo que te va a permitir conocerte, entenderte y permitirte sentir. Muchas veces intentamos reprimir nuestros sentimientos y emociones pero termina siendo peor porque nos enferma.

Estas técnicas en ningún momento pretenden fingir que el miedo no está ahí, sino que hacen que mires las cosas desde otra perspectiva y reacciones de una manera diferente. Como ya mencioné, tal vez no podemos controlar lo que sentimos pero si podemos decidir cómo reaccionar frente a nuestras emociones.
¡Éxitos!

Comentarios

Entradas populares de este blog

4 MÉTODOS PARA ATRAER TODOS TUS DESEOS

El control sobre nuestros pensamientos, la eliminación de límites mentales, el positivismo y la creencia de que todo es posible, son algunas de las consecuencias que la Ley de Atracción trae a nuestras vidas. Aquellos que la emplean, enfocan su energía en los pensamientos de abundancia que van en pro de sus metas y no le temen a la incertidumbre del futuro. Confían en sus sueños y van a por ello. Suena algo difícil de lograr, pero una vez que conoces el poder de tu mente y de la ley, puedes confiar en que realmente obtendrás aquello que tanto deseas: amor, dinero, ganar sorteos, conseguir trabajo, reencontrarte con alguien o cualquier cosa que tengas en mente. Si nunca la has aplicado o no estás segura de cómo hacerlo, te recomiendo leer el artículo Cómo aplicar la ley de atracción en 7 pasos . Te ayudará a tener la mente más clara antes de comenzar a utilizar los procedimientos que te presento a continuación. En esta oportunidad, te traigo cuatro de los métodos más conocidos que s

RETO: 30 Días de Amor Propio

E l factor principal que influye en nuestra calidad de vida, es el amor propio . Influye enormemente en nuestro autoestima, determinando la mayoría de las decisiones que tomamos día a día: qué comemos, cuánto nos ejercitamos, en qué decidimos trabajar, las veces que decimos "no" a algo que no nos apetece hacer... Todas estas acciones son impulsadas según cuánto amor y respeto sintamos por nosotros mismos. Incluso el resentimiento dentro de nosotros puede hacernos actuar de forma inadecuada con las demás personas. Peleas con otros porque vas acumulando basura dentro de ti y tienes que tirarla afuera. La guerra no es el problema, el problema es el ser humano. Y la guerra no está afuera, está adentro. Y si no has peleado la guerra internamente, la pelearás afuera. Si has peleado la guerra internamente y has salido victorioso, entonces la guerra cesará. Es la única forma. Esta frase de Osho expresa con claridad el amor propio con respecto a nuestras relaciones inte

¿Por qué la Ley de Atracción NO te está dando Resultado?

La Ley de Atracción es un arma muy poderosa que podemos usar en nuestro día a día para obtener todo aquello que deseamos. Es una herramienta sumamente útil que puede cambiar totalmente el modo en el que vivimos. Sin embargo, el ser humano es naturalmente desconfiado por lo que solemos sabotear nuestro propio poder, alejándonos de nuestros deseos. Existen varios escépticos ante el poder de la Ley de Atracción así como varios fanáticos. No obstante, también sucede que hay gente que quiere creer en ella pero no obtiene aquello que tanto espera y su fallo termina en desilusión ¿Por qué sucede esto? ¿No se supone que la Ley trabaja de igual forma para todos? Si estás intentado implementarla y sientes que te falla constantemente y nunca ves los resultados, es probable que en realidad estés teniendo algunos errores inconscientes a la hora de querer trabajar con ella. Aquí te traigo los errores básicos de la Ley de Atracción para que aprendas a identificarlos y cambiarlos. No siempre