Ir al contenido principal

CÓMO APLICAR LA LEY DE ATRACCIÓN EN 7 PASOS

Tan vieja como la vida misma, la Ley de Atracción ha sido descrita de diversas maneras a lo largo de la historia. Sin embargo, no fue hasta el 2006 con el lanzamiento de la película El Secreto, que la gente comenzó a conocerla y comprenderla mejor.
Si bien no existe una sólida comprobación científica del funcionamiento de la Ley de Atracción, quienes se basan en ella han logrado sus más ambiciosos objetivos, incluso aquellos que a simple vista parecían imposibles. Rhonda Byrne nos lo demuestra a lo largo de toda su obra (El Secreto) y no son pocas las personas que aseguran que la Ley de Atracción les ha cambiado la vida.
No se trata de un simple acto de magia sino de un trabajo interior en el que se aprende a tener control sobre nuestros propios pensamientos para poder llegar a entender qué es eso que, consciente o inconscientemente, le pedimos al universo. No basta con largar una petición al aire para que la ley actúe a nuestro favor, sino que hay ciertos aspectos a tener en cuenta a la hora de intentar manifestar nuestros deseos.
Si estás listo para implementar esta ley que promete cambiarte la vida, empecemos.

La Ley de Atracción en sus 7 Pasos Básicos



1) Ten pensamientos positivos
La Ley de Atracción argumenta que los pensamientos tienen una carga energética y el universo le devuelve a las personas una onda energética similar a la emitida. Es decir, si tenemos pensamientos de carencia, obtendremos carencia. Si tenemos pensamientos de abundancia, tendremos abundancia.
Por este motivo, es importante comenzar a revisar cuáles son nuestros pensamientos dominantes. ¿Te quejas más de lo que disfrutas? Revísalo. Tienes el control para una vida mucho más placentera.

2) Agradece
El agradecimiento es un punto fundamental, tanto dentro de la ley como de la vida misma. Al agradecer nos damos cuenta de lo afortunados que somos por todo aquello que tenemos. Agradece la comida, el descanso, hablar con alguien que quieres, el dinero, absolutamente todo lo que te genera al menos un mínimo placer. Recuerda que si te quejas de tu relación o del poco dinero que ganas, solo obtendrás más carencia. Así que agradece el amor que recibes y verás que pronto la relación mejorará. Agradece el dinero que recibes, sea mucho o poco, y verás que comenzará a incrementarse.
Uno de los mayores secretos para una vida plena, es dejar de quejarse y comenzar a sentir gratitud. Hay mucho que agradecer, mira a tu alrededor ¡y comienza a contar!

3) Haz afirmaciones
Tan sencillo como levantarse de la cama y exclamar “¡Hoy va a ser un buen día!”. Aún si no tienes idea de qué te depara al salir de tu casa, debes afirmarlo como si fuera un hecho. “Tengo mucho dinero” “Tengo una relación hermosa” “Tengo salud”. Todo aquello que quieras en tu vida, dilo en una oración afirmativa, convencido de que realmente lo tienes.
En El Secreto, Rhonda compara nuestras mentes con una torre de transmisión. Nuestros pensamientos envían una frecuencia al universo y luego devuelve la misma frecuencia en una forma física o elemental. Por lo tanto, debes buscar vibrar en la frecuencia de esas cosas que quieres. Las afirmaciones son una manera de lograrlo.

4) Pide al universo y visualízalo
Cuando aprendes a tener pensamientos positivos en abundancia, es mucho más sencillo pedir algo al universo y realmente creer que es posible.
Piensa en aquello que deseas. Visualízalo de la manera más específica posible. Por ejemplo, si estás buscando un departamento, imagina cuántas habitaciones tiene, dónde están ubicados los muebles, las cortinas que quieres y todo lo que se te ocurra con lujo de detalles. Lo puedes escribir, dibujar o simplemente imaginar, pero que todo eso quede en tu mente. Es importante que estés seguro de ello y no andes cambiando todo el tiempo eso que has creado en tu imaginación. El universo no puede darte nada si no estás seguro de qué es lo que quieres.
No hay que obsesionarse con la idea de recibir algo. Recuerda que la ley actúa según la frecuencia en la que vibras. Si estás desesperado por obtener algo, difícilmente recibas una respuesta. Para estar en sintonía con el objeto deseado, visualizalo de vez en cuando. Una vez al día es más que suficiente (incluso una vez a la semana) si realmente puedes creer en ello. La idea debe estar fijada en nuestro subconsciente para poder concretarse en la realidad.
Existen muchos métodos de visualización, por lo que cada persona vive de manera distinta este proceso. Los más comunes son la escritura, la fotografía, el dibujo y la meditación.

5) Siéntelo
Este es un paso fundamental. Solo se puede vibrar en la misma frecuencia que lo que deseas a través de las emociones. Cuando recuerdas algo, por ejemplo, como un beso o una situación divertida, involuntariamente comienzas a sentir lo mismo que estabas sintiendo ese día. Por eso reímos o lloramos con tan solo recordar. Esto es porque la mente no distingue entre lo que es real, un mero recuerdo o lo que imaginamos.
Por este motivo, cuando visualices tu objetivo, imagina también cómo te sentirás cuando lo recibas, cuando lo vivas, cuando lo compartas con tus seres queridos. Vive esas emociones como si fueran el presente e inevitablemente estarás vibrando en la misma frecuencia que tu deseo.

6) Agradece nuevamente
Tal vez pienses que nada está pasando a pesar de haber realizado todos los pasos repetidas veces. Pero tranquilo. El universo está haciendo de las suyas para ayudarte a conseguir aquello que deseas. Te hará conocer a gente nueva, encontrarte con diferentes oportunidades, leer artículos y demás cosas que en conjunto desembocarán en el cumplimiento de tu deseo. Así que no dejes de agradecer cada nuevo evento en tu vida.
Un método muy efectivo de demostrar gratitud es tomarse unos minutos en la mañana y pensar al menos diez cosas que agradeces del día anterior. Esto es, de paso, una buena manera de conseguir ponernos de buen humor antes de comenzar el día.

7) Créelo
De nada sirve que visualices y agradezcas algo que no crees que vaya a suceder. Vive cada día con la certeza de que eso, en algún espacio-tiempo, ya ha ocurrido, solo falta que te encuentres con ello.
Para el universo es igual entregarte un dólar que entregarte diez mil. La idea de que existen deseos más grandes que otros es meramente humana. Por lo que puedes recibir tu mayor objetivo tan rápidamente como cualquier otro. Todo depende de la medida en que lo creas y vayas actuando en consecuencia a ello.
La Ley de Atracción es sencilla y compleja a la vez. Hay mucho que decir y comprender sobre ella. Sin embargo, estos son los puntos básicos para comenzar a aplicarla en tu vida. Más allá de si la consideras una verdadera ley actuante o si crees que es puro cuento, adoptar el modo de vida que propone esta ley es sumamente gratificante, ya que llevar pensamientos más positivos y enfocarnos en nuestros objetivos nos convierten inevitablemente en personas mucho más productivas con afán de seguir avanzando hasta encontrarnos en la posición que deseamos.

Ponlo a prueba y saca tus propias conclusiones. ¡Éxitos!

Comentarios

Entradas populares de este blog

4 MÉTODOS PARA ATRAER TODOS TUS DESEOS

El control sobre nuestros pensamientos, la eliminación de límites mentales, el positivismo y la creencia de que todo es posible, son algunas de las consecuencias que la Ley de Atracción trae a nuestras vidas. Aquellos que la emplean, enfocan su energía en los pensamientos de abundancia que van en pro de sus metas y no le temen a la incertidumbre del futuro. Confían en sus sueños y van a por ello. Suena algo difícil de lograr, pero una vez que conoces el poder de tu mente y de la ley, puedes confiar en que realmente obtendrás aquello que tanto deseas: amor, dinero, ganar sorteos, conseguir trabajo, reencontrarte con alguien o cualquier cosa que tengas en mente. Si nunca la has aplicado o no estás segura de cómo hacerlo, te recomiendo leer el artículo Cómo aplicar la ley de atracción en 7 pasos . Te ayudará a tener la mente más clara antes de comenzar a utilizar los procedimientos que te presento a continuación. En esta oportunidad, te traigo cuatro de los métodos más conocidos que s

RETO: 30 Días de Amor Propio

E l factor principal que influye en nuestra calidad de vida, es el amor propio . Influye enormemente en nuestro autoestima, determinando la mayoría de las decisiones que tomamos día a día: qué comemos, cuánto nos ejercitamos, en qué decidimos trabajar, las veces que decimos "no" a algo que no nos apetece hacer... Todas estas acciones son impulsadas según cuánto amor y respeto sintamos por nosotros mismos. Incluso el resentimiento dentro de nosotros puede hacernos actuar de forma inadecuada con las demás personas. Peleas con otros porque vas acumulando basura dentro de ti y tienes que tirarla afuera. La guerra no es el problema, el problema es el ser humano. Y la guerra no está afuera, está adentro. Y si no has peleado la guerra internamente, la pelearás afuera. Si has peleado la guerra internamente y has salido victorioso, entonces la guerra cesará. Es la única forma. Esta frase de Osho expresa con claridad el amor propio con respecto a nuestras relaciones inte

¿Por qué la Ley de Atracción NO te está dando Resultado?

La Ley de Atracción es un arma muy poderosa que podemos usar en nuestro día a día para obtener todo aquello que deseamos. Es una herramienta sumamente útil que puede cambiar totalmente el modo en el que vivimos. Sin embargo, el ser humano es naturalmente desconfiado por lo que solemos sabotear nuestro propio poder, alejándonos de nuestros deseos. Existen varios escépticos ante el poder de la Ley de Atracción así como varios fanáticos. No obstante, también sucede que hay gente que quiere creer en ella pero no obtiene aquello que tanto espera y su fallo termina en desilusión ¿Por qué sucede esto? ¿No se supone que la Ley trabaja de igual forma para todos? Si estás intentado implementarla y sientes que te falla constantemente y nunca ves los resultados, es probable que en realidad estés teniendo algunos errores inconscientes a la hora de querer trabajar con ella. Aquí te traigo los errores básicos de la Ley de Atracción para que aprendas a identificarlos y cambiarlos. No siempre