Ir al contenido principal

CÓMO REEMPLAZAR LOS MALOS HÁBITOS POR BUENOS

“Nosotros formamos nuestros hábitos, luego nuestros hábitos nos forman a nosotros”. ¿Qué es lo primero que haces al despertar? ¿Cada cuánto haces ejercicio? ¿Qué es lo que comes y qué comidas evitas? Ahora, una pregunta más importante: ¿Por qué lo haces?

En determinados periodos de nuestra vida, implantamos rutinas que seguimos casi al pie de la letra día tras día. No es un secreto, y tampoco coincidencia, que las personas exitosas comparten rutinas muy similares. Y es que estas acciones que decidimos seguir terminan formando nuestra salud, apariencia, ritmo, condiciona nuestro humor entre otras cosas. Nuestros hábitos forman nuestra calidad de vida.

Si has estado leyendo el blog, sabrás que he hablado de las 4 etapas del aprendizaje propuestas por Broadwell. En esta ocasión voy a trasladar la misma estructura al cambio de hábitos, para comprenderlo de manera más sencilla.

Lo dominaré,

Etapas del cambio

  • Mal hábito inconsciente: Lo realizamos de forma sistemática sin darle importancia a sus consecuencias negativas.
  • Mal hábito consciente: Lo reconocemos como malo y queremos cambiarlo. Comprendemos que es importante dejarlo.
  • Buen hábito consciente: Dejamos el mal hábito y comenzamos a reemplazarlo por uno bueno. Requiere esfuerzo y voluntad.
  • Buen hábito inconsciente: Hemos dejado completamente el mal hábito e incorporado el bueno sistemáticamente.
¿Se puede eliminar un hábito sin ser reemplazado por otro? Sí, pero se corre el riesgo de volver a caer en el mismo hábito en el futuro. Adoptar uno nuevo puede darte un cambio estable y duradero. No utilizo la palabra “permanente” porque siempre se puede volver a cambiar de hábitos; que sean mejores o peores dependerá de nuestra consciencia en nuestra toma de decisiones. Recuerda quién tiene el control desde un principio: primero NOSOTROS formamos nuestros hábitos, luego ELLOS a nosotros.

Ahora bien, ¿por dónde empezar? La pieza principal es saber por qué hacemos lo que hacemos. Nuestras acciones están guiadas hacia proporcionarnos placer y evitar el dolor. El mayor problema es, que pocas veces estamos dispuestos a pasar cierto periodo de dolor para alcanzar un placer más duradero. Buscamos lo inmediato. Por ejemplo, puede que busques tener un cuerpo marcado y fuerte, pero sabes que conlleva el esfuerzo de ir al gimnasio, lo cual puede asociarse a la idea de dolor.
Entonces, en primer instancia, debemos comenzar a ser conscientes de qué es aquello que relacionamos con placer y aquello que relacionamos con dolor. Así comprenderemos el mal hábito y seremos capaces de cambiar las pautas para eliminarlo.
Contemplando lo dicho como punto de partida, te presento lo que considero el paso a paso del cambio de hábitos.

8 PASOS A SEGUIR PARA REEMPLAZAR LOS MALOS HÁBITOS POR BUENOS

  1. Comprende tu hábito actual. Identifica por qué ese hábito te genera placer y por qué sientes que dejarlo te daría dolor.
  2. Derriba tu pauta actual. Relaciona el hábito que quieres eliminar con las consecuencias negativas que trae y haz una lista. Por ejemplo: Si quieres dejar de posponer la alarma al despertar, escribe que tienes menos tiempo para realizar tus tareas, serás menos productivo, no tendrás tiempo para descansar entre tarea y tarea, tendrás que pasar menos tiempo con tus hijos, correrás todo el día y estarás más estresado, etc. Vuelca todo lo que se te ocurra.
  3. Visualiza lo trágico del asunto. Lee esa lista e imagina lo que sería tu vida si sigues por ese camino. Recuérdalo cada vez que lleves a cabo ese hábito, repítelo hasta que te genere asco estar haciéndolo. Así irás asociándolo con el dolor.
  4. Aléjate del gatillo. Si quieres dejar de comer chocolate, deja de comprarlo. Si quieres dejar de pasar tanto tiempo viendo tv, pon el control remoto en un lugar difícil de alcanzar. Busca la manera de que tengas que pensarlo dos veces antes de hacerlo.
  5. Busca un nuevo hábito. Haz una lista con todo lo bueno que te traerá y visualízalo.
  6. Ponlo fácil. Haz que ese comportamiento se vuelva algo a tu alcance. Por ejemplo, si quieres comenzar a comer más frutas, ponlas a la vista, tiéntate.
  7. Celébrate. Ponte pequeñas metas y recompénsate. Puedes hacerlo el primer día que lo realices, luego cuando haya pasado una semana, un mes, hasta que el hábito se haya automatizado.
  8. Se constante. Mientras más lo practiques, más sencillo se hará.
¿Cuánto tiempo tarda uno en reemplazar un hábito?
Hay gente que dice que se logra en 21 días. Yo creo que depende de la persona, la acción y el por qué de esa acción. El hecho de estar haciendo algo rutinariamente no te garantiza haber incorporado adecuadamente la acción a tu vida. La rutina es algo que hacemos regularmente pero no tiene un por qué, no lo hacemos por placer, sino por costumbre, conveniencia y/o comodidad. En cambio el hábito es algo automatizado al que le precede una motivación (principalmente el placer propio). Si no tienes claro qué es lo que te incentiva, no podrás incorporar las acciones como hábitos. Mientras más practiques y más alimentes tu motivación, más sencillo será y más rápido lo conseguirás.
Si te interesa comprender más sobre por qué haces lo que haces, recomiendo la lectura del libro Start With Why de Simon Sinek (“Empieza por el porqué” en español).

Antes de terminar, quiero recordarte que querer y proponerse cambiar ya es un gran paso. Así que no seas duro contigo mismo si caes un par de veces en el camino. Ten paciencia, entrena tu buena voluntad y cree en ti mismo. No hay mal hábito que no pueda abandonarse ni buen hábito imposible de incorporar. Ah, y nunca es tarde para cambiar. ¡Atrévete a vivir mejor!
Si te gustó esta entrada, recomiendo leer 10 Consejos para ser más productivo para complementar la información vista.
¡Que tengas buena vida!

Comentarios

Entradas populares de este blog

4 MÉTODOS PARA ATRAER TODOS TUS DESEOS

El control sobre nuestros pensamientos, la eliminación de límites mentales, el positivismo y la creencia de que todo es posible, son algunas de las consecuencias que la Ley de Atracción trae a nuestras vidas. Aquellos que la emplean, enfocan su energía en los pensamientos de abundancia que van en pro de sus metas y no le temen a la incertidumbre del futuro. Confían en sus sueños y van a por ello. Suena algo difícil de lograr, pero una vez que conoces el poder de tu mente y de la ley, puedes confiar en que realmente obtendrás aquello que tanto deseas: amor, dinero, ganar sorteos, conseguir trabajo, reencontrarte con alguien o cualquier cosa que tengas en mente. Si nunca la has aplicado o no estás segura de cómo hacerlo, te recomiendo leer el artículo Cómo aplicar la ley de atracción en 7 pasos . Te ayudará a tener la mente más clara antes de comenzar a utilizar los procedimientos que te presento a continuación. En esta oportunidad, te traigo cuatro de los métodos más conocidos que s

RETO: 30 Días de Amor Propio

E l factor principal que influye en nuestra calidad de vida, es el amor propio . Influye enormemente en nuestro autoestima, determinando la mayoría de las decisiones que tomamos día a día: qué comemos, cuánto nos ejercitamos, en qué decidimos trabajar, las veces que decimos "no" a algo que no nos apetece hacer... Todas estas acciones son impulsadas según cuánto amor y respeto sintamos por nosotros mismos. Incluso el resentimiento dentro de nosotros puede hacernos actuar de forma inadecuada con las demás personas. Peleas con otros porque vas acumulando basura dentro de ti y tienes que tirarla afuera. La guerra no es el problema, el problema es el ser humano. Y la guerra no está afuera, está adentro. Y si no has peleado la guerra internamente, la pelearás afuera. Si has peleado la guerra internamente y has salido victorioso, entonces la guerra cesará. Es la única forma. Esta frase de Osho expresa con claridad el amor propio con respecto a nuestras relaciones inte

¿Por qué la Ley de Atracción NO te está dando Resultado?

La Ley de Atracción es un arma muy poderosa que podemos usar en nuestro día a día para obtener todo aquello que deseamos. Es una herramienta sumamente útil que puede cambiar totalmente el modo en el que vivimos. Sin embargo, el ser humano es naturalmente desconfiado por lo que solemos sabotear nuestro propio poder, alejándonos de nuestros deseos. Existen varios escépticos ante el poder de la Ley de Atracción así como varios fanáticos. No obstante, también sucede que hay gente que quiere creer en ella pero no obtiene aquello que tanto espera y su fallo termina en desilusión ¿Por qué sucede esto? ¿No se supone que la Ley trabaja de igual forma para todos? Si estás intentado implementarla y sientes que te falla constantemente y nunca ves los resultados, es probable que en realidad estés teniendo algunos errores inconscientes a la hora de querer trabajar con ella. Aquí te traigo los errores básicos de la Ley de Atracción para que aprendas a identificarlos y cambiarlos. No siempre